viernes, 13 de noviembre de 2009

Isabel total

Isabel es un terremoto de actividad. Corre. Se descalza y se quita las medias para jugar con ellas en las manos, como si fuesen títeres. Pide que le lea un cuento. En medio del cuento busca dos panderetas y me ofrece una. Ella tocará la otra.

-Es que estamos leyendo un cuento, Isabel.

Suelta las panderetas y se acerca al cuento de nuevo. La mamá pasa con una silla. Isabel llora, porque es su silla. Recupera la silla y se sienta. Quiere seguir con el cuento, pero por allá. Le digo que no. Que haga otra cosa. Se levanta y dice "¡ya!" Que lea el cuento de nuevo.

-No Isa, más tarde.

No importa, ya tiene la pandereta otra vez en la mano y la está tocando. La tomo por los brazos y le hablo,

-Isabel, ¡tienes la concentración de una persona de dos años!
-Mira unos juguetes, papi.

Me deja y se va a buscar un muñeco.

Mientras escribo aquí ha venido a jugar con su cochecito de bebé. Me ha desordenado unos papeles que estaban mal paraos y ya se ha ido otra vez.

Es que no falta mucho para que cocine en olla de presión siguiendo las instrucciones por teléfono.




Una cosa que me encanta de la foto, es que no es una pose. La curiosidad de Isabel logra que le dejemos ver, subida a un banquito, lo que ocurre cuando la mamá junta los ingredientes de la sopa en la olla de presión. Es un momento seguro, sin fuego ni cuchillos cerca.

Claro que nadie puede prever una llamada justo en ese momento. Y luego de hablar, el cucharón y el auricular caen en manos de esta artista, que ejecuta a la perfección el acto de revolver la sopa y hablar por teléfono. ¿Dónde habrá aprendido la escena?

4 comentarios:

Roxana dijo...

mi hija comienza a desarrollar las habilidades de la mamá (hacer 10 cosas a la vez) ;-)
Y ojalá que la disposición le dure hasta que sea adolescente...

miguel angel dijo...

bravo por bebel y bravo por las cámaras y los blos¡

Milko Jones dijo...

Buena la foto multitasking. Un beso para las dos y un coscorrón para Murdock

José Antonio dijo...

Auch!